Dar de alta un vehículo español

Cómo dar de alta un vehículo con matrícula española

Aquí os dejamos la experiencia de un socio de la AEA, que ha sido tan amable de remitirnos la siguiente información sobre cómo dar de alta un vehículo con matrícula española:

1) el primer paso sería ir a un concesionario de aquí (Viena, Salzburgo, etc) de tu marca de vehículo (por ejemplo: Ford,BMW, etc.) y solicitar la tramitación del Typenschein allí. Así tendremos la ficha técnica del vehículo directamente en alemán. Tarda aproximádamente una semana.
Por lo general, enc aso de tratarse de vehículos “recientes”, la probabilidad de encontrarlos a la hora de la Zulassung (Alta) en la Genehmigungsdatenbank es muy alta. En tal caso, nos ahorraríamos el engorroso paso de tener que añadir el vehículo a través de la Landes-Prüfstelle de cada Bundesland.
Otra opción, más rápida, si el vehículo ya ha sido dado de alta en un país de la EU y no es una importación muy exótica, sería el aportar directamente la Ficha Técnica emitida en otro país de la EU (COC: Certificate of Conformity) a la hora de hacer el alta. Conviene aclarar con la Aseguradora / Zulassungstelle (coordinado a través de nuestro agente de seguros) los documentos previos necesarios para dar de alta al vehículo.

2) el segundo paso es acudir al Finanzamt de turno a pagar los impuestos de rigor correspondientes a nuestro vehículo (NOVA, etc). Duración estimada: 10 min.
Si importamos el vehículo desde la UE, no hace falta pagar aduanas. Lo que sí que tendremos que abonar es el NOVA y el Umsatzsteuer.

NOVA Para coches: 
Calculo de la tasa impositiva:  (Emisiones de CO2 en g/km – 90) / 5 = Tasa Impositiva (%)
Esta tasa se redondeará hacia arriba/abajo. La tasa máxima es del 32%.

3) el último paso es acudir a una aseguradora, con la documentación anterior, y hacer la “Zulassung” (o alta) del vehículo. Así obtenemos en un solo paso el seguro y la matrícula del vehículo. Duración aproximada de 20 minutos.



Importar un vehículo de España

[Extracto del Blog Viena Directo]

De un tiempo a esta parte, me estoy enfrentando a un fenómeno nuevo, que me llena de satisfacción pero que, al mismo tiempo, es una fuente de gran responsabilidad. He empezado a recibir textos en los que, muy amablemente, algunos lectores de Viena Directo cuentan sus experiencias al objeto de que, si yo creo que podrían ser de ayuda para otros, las publique en el blog.

Yo recibo gustosísimo todas las colaboraciones. Asimismo, procuro publicar tal cual todas las historias, haciendo las mínimas correcciones y siempre respetando el estilo del redactor original. Sin embargo, puede suceder, como esta vez, que dos personas, sin comunicación entre sí, hayan escrito sobre el mismo tema. Esto da idea de

a) lo frecuentemente que un inmigrante en Austria tiene que enfrentarse al fenómeno que me cuentan y
b) lo bien que escriben mis lectores.

Como, a pesar de ser buenísimos, no puedo publicar los dos artículos y como, a pesar de ser distintos y muy válidos por separado, se repiten en ellos ciertas informaciones, en nombre de la brevedad y de la claridadhe decidido en este caso refundir los textos, ofreciendo a los lectores de Viena Directo una versión única, que espero que les entretenga y les informe igual de bien que los dos artículos que yo he utilizado para redactar el post que sigue.

Para la pieza completa voy a utilizar el título que ha elegido uno de los redactores, Diego Rodríguez, residente en Ried Im Innkreis, en Oberösterreich (Alta Austria) por parecerme enormemente gráfico (espero que a Google también le guste).

Aprovecho esta aclaración para agradecerle infinitamente el trabajo que se ha tomado, así como la enorme calidad de su texto, que resulta claro e instructivo (cosas ambas muy de agradecer cuando uno se enfrenta a un laberinto burocrático como aquel del que vamos a hablar).

La otra persona que ha escrito sobre el árduo proceso de matricular un coche en Austria es Fernando, viejo conocido de mis lectores, mitad técnica de Viena Directo, el cual se vio enfrentado también al proceso de importar un vehículo y, pensando en mí y en este espacio, tuvo la amabilidad también de tomarse el trabajo de recopilar unas notas muy exactas sobre el proceso. Notas que me han servido también enormemente a la hora de redactar este post.

A los dos , les doy de nuevo las gracias y, sin más preámbulos, me lanzo a contar la heróica gesta de matricular un coche en este país.

1.¿importar o no importar? datis (decuéstion)

Uno de los problemas a los que se tiene que enfrentar una persona que se viene a vivir a Austria es el de la movilidad.

Si uno vive y trabaja en una ciudad grande, como la misma Viena, Graz o Eisenstadt, la necesidad de desplazarse puede no ser tan acuciante. Si, en cambio, se reside en un núcleo de población más pequeño, poder moverse de manera autónoma sin necesidad de depender de los medios de transporte públicos puede convertirse en una cuestión de supervivencia. Ante una situación semejante, pueden darse dos casos: a) que el inmigrante se haya traido el vehículo de casa o b) que no tenga coche y quiera comprarse uno aquí. Si estamos en el caso a) el conductor inmigrante está obligado por ley a regularizar la situación de su coche a partir del momento de haber fijado su residencia en el país (o sea, a partir del momento en que se ha empadronado mediante la correspondiente Meldezettel). En caso de no hacerlo, si la situación llega a conocimiento de la policía le puede caer una buena multa.

Regularizar un vehículo extranjero en Austria es un fenómeno largo y nada barato.

-¿Qué hago entonces? ¿Usted cree que me saldría más barato comprarme un coche en Austria que traerme el mío de España?
-No necesariamente. A diferencia de España, en Austria los coches están gravados con un impuesto que se llama NOVA (por la contaminación). Asimismo, los seguros son bastante más caros que en España. Estamos hablando de que, sólo en impuestos, en Austria se pagan entre 400 y 500 Euros anuales en concepto de seguro (como dice muy bien el amigo Diego ¡Así mantiene este país su nivel!).

2. En España…

Partamos de la base de que mis lectores ya han decidido que no quieren fomentar la industria austriaca de la automoción y que se van a traer su coche de casa.

Antes de iniciar ningún trámite con la Dirección General de Tráfico ni de sacar el coche de España, sería conveniente intentar obtener el llamado Certificado de Conformidad; el cual es imprescindible para realizar la importación de un automóvil. El Certificado de Conformidad es un documento que certifica que el vehículo cumple con las normas de homologación de la Unión Europea. Es un documento que es válido a nivel europeo.

Para que este documento sea válido en Austria tiene que estar (lógicamente) en alemán. La leyenda dice que este documento se puede obtener en España de manera fácil, pero Fernando, a pesar de poner mucho empeño, no pudo conseguirlo, y Diego lo pidió directamente en Austria, por lo cual, nos ocuparemos de este documento más adelante.

El siguiente paso es dar de baja al vehículo en España para poder matricularlo en Austria.

Inmediatamente surge la pregunta: ¿Si el coche está dado de baja…cómo me lo puedo traer a España?

Hay varias posibilidades:

a)     Pedir un permiso de circulación temporal en España en el momento de solicitar la baja (este permiso parece que tiene una validez de veinte días).

b)      Se puede dar el coche de baja directamente, y traerlo a Austria montado en un camión.

c)      Se puede pedir un permiso especial en Austria (similar al de España; el organismo austriaco le da al conductor unas matrículas azules que son válidas durante 20 días.

d)     Se puede traer el coche conduciéndolo normalmente (como hizo Diego y creo que Fernando también) y luego pedirle a algún amigo que le dé de baja en España (para lo cual, tendréis que enviarle la documentación pertinente y dejar el coche parado hasta tener las matrículas austriacas).

e)     El trámite de baja se hace en la DGT y no es ni complicado ni caro. Para más información, se puede visitar la siguiente dirección: DGT: http://www.dgt.es/portal/es/oficina_virtual/vehiculos/bajas/

3. Algunos conejos (digooo consejos) para traer el coche conduciendo desde España

 a)     En el caso de que realices el viaje entre Noviembre y Febrero, deberás asegurarte de que llevas montados los neumáticos de invierno. Su uso es obligatorio entre el 1 de Diciembre y finales de Febrero. Aquí, el término “obligatorio” se deja un poco al buen entender de cada conductor. La ley dice que los neumáticos de invierno deberán estar montados siempre que “las condiciones climáticas sean desfavorables”. Lo cual sucede, casi todos los días, en las fechas que citaba más arriba. La multa por no llevar los neumáticos correctos es de unos seismil euros (sí: 6000) por no hablar de que, en caso de accidente, el seguro no cubre a los vehículos que no lleven los neumáticos en regla.

Los neumáticos de invierno se pueden comprar en España antes de salir por un precio similar al que se pagaría en Austria. El conjunto ruedas mas llantas viene a salir por unos cuatrocientos euros. Fernando recomienda estar atento a las ofertas de las grandes cadenas del ramo, como Forstinger (www.forstinger.at) o Midas (www.midas.at).

b)     Tampoco debes olvidar que, en Austria, las autopistas son de pago. Para poder circular por ellas hay que comprar una pegatina, conocida como “Vignette” (se pronuncia “viñett”) que va cambiando de color todos los años. La Vignette viene “en tres sabores” de diferentes precios, naturalmente: válida para diez días, dos meses y un año. Los controles suelen ser constantes (hay cámaras robotizadas que escanean las autopistas en busca de infractores) y son particularmente estrictos a principios de año, cuando cambia el color de la pegatina en cuestión. Para más información sobre la Vignette puedes pinchar en la página de la OAMTC.

c)      ¿Qué ruta seguir? Para llegar a Austria desde España, hay dos rutas posibles, a cual más pintiparada:

RUTA 1: Génova > Verona > Venecia>Klagenfurt>Graz>Viena

RUTA 2: Grenoble> Berna > Zurich> Munich > Salzburgo> Linz > Viena

Normalmente, la primera ruta es la más recomendable. Tanto por distancia, como por peajes e, incluso, por condiciones climatológicas.  Sin embargo todo dependerá de dónde se quiera parar o de cuál sea el destino final en Austria.

d)     Y para terminar con esta tanda de consejos (y, por hoy, con este post) una pregunta que, seguramente, mis lectores se habrán estado haciendo todo este rato ¿Cuánto cuesta la broma de traer el coche a Austria? Fernando advierte de que, según consumos y estilo de conducción, traer el coche desde España hasta Austria puede salir por unos 400 Euros. En cuanto al tiempo que habrá que tener previsto, estamos hablando de entre uno y tres días, dependiendo de si es uno o varios conductores que puedan turnarse y, asimismo, de si se quieren hacer paradas para disfrutar de un viaje que, por supuesto, es precioso en cualquier época del año.

4. En Austria… documentación

Bien: tras alguna que otra vicisitud, ya tenemos el coche en Austria. Para que pueda circular sin ningún problema (y, sobre todo, sin que los de la porra tengan ningún problema) hay que hacer frente a una serie de trámites burocráticos que justifican la primera parte del título de este post. O sea, la de cómo volverse loco.

Para hacer corto un cuento que ya de por sí es largo.

El esforzado conductor deberá conseguir:

-El Certificado de Conformidad o COC-Papier. Se trata, como creo que ya dije más arriba, de una especie de ficha técnica, emitida por el organismo competente, en donde se da fe de que el vehículo tiene las características técnicas homologadas en la Unión Europea. Para conseguirlo en Austria –ya dejamos claro más arriba que, en España, parece que no es tan fácil, hay que hablar con el Importador Oficial de la marca de nuestro coche. El “Generalimporteur” (así se llama en alemán) puede ser una persona física o jurídica (o sea, una persona con dos piennas o una empresa). En el caso de Diego, que tiene un bonito SEAT modelo León, el Generalimporteur es una empresa de Salzburgo. En esta empresa, como son tan majetes, le derivaron al concesionario autorizado de su ciudad, en donde pudo hacer el trámite tan ricamente. Cuando Diego me mandó su texto –que aprovecho para volver a agradecerle– no había recogido todavía el Certificado de Conformidad de su coche pero él calculaba a ojo de buen cubero que la broma le iba a salir por 150 Euros (25.000 pesetazas de las de nuestras abuelas).

Siguiente papelote:

Typisierung: una vez obtenido el Certificado de Conformidad hay que hacerse con la Typisierung la cual, teóricamente, indica que el vehículo se adapta técnicamente a las normas de la legislación austriaca. La Typisierung se puede obtener de dos formas:

a)La fácil: si el trámite del Certificado de Conformidad está hecho con el Generalimporteur, normalmente la Typisierung viene con el Certificado de conformidad y asunto terminado. En el caso de que no, hay que solicitarlo (ver punto b)

b) Si el CoC viene de España o de otro país de la Unión Europea, y no se contacta con el Generalimporteur o con una agencia que se encargue del trámite, hay que contactar con, atención, el Landesfahrzeugprüfstellen der Ämter der Landesregierungen (el ente regulador de los vehículos de cada Land austriaco). En esta oficina, hay que solicitar la Typisierung.

Al efectuar este trámite, la Landesfahrzeug tralará pedirá el CoC, la factura de compra del vehículo –es importante para demostrar que sois los propietarios legítimos-, la ficha técnica, el certificado de circulación y la demostración de que el coche está, efectivamente, dado de baja en España.

5. En Austria… impuestos y seguros

Diego, con su buen sentido habitual, indica que el trámite puede costar entre 90 y 180 Eur(azos). A él, para su SEAT León, la broma le salió, concretamente, por 120.

NOVA: en clavadas de Diego, “la clavada mayor”. NOVA es un impuesto de matriculación que va en función de los gases nocivos para el medio ambiente que emita el vehículo que se quiere matricular. El impuesto NOVA, que ayuda a limpiar, fijar y dar esplendor al medio natural se paga en el Finazamt (vulgo: hacienda) de la localidad en donde se resida. Diego calcula que, para el SEAT León que nos sirve de modelo, el mantener el medio como los chorros del oro puede salir por 1000 Euracos del ala.

Y por último:

El Seguro (Versicherung). Con el NOVA pagado, nos vamos a la aseguradora que más nos guste y dejamos allí todos los papeles anteriores (resumimos para quien se haya perdido: CoC, Typisierung, recibo del pago del NOVA). Los chicos de la aseguradora son los encargados de conseguir las chapas de las matrículas.


 

Fuentes:

https://www.help.gv.at/Portal.Node/hlpd/public/content/6/Seite.061520.html
http://www.oeamtc.at/portal/eigenimport-von-neufahrzeugen-aus-der-eu+2500+1358006
http://www.vienadirecto.com/2012/02/23/matricular-un-coche-espanol-en-austria-o-como-volverse-loco-o-pobre-en-un-par-de-meses-primera-parte/

Sidebar